ConsejoVoy a comprar un auto usado, ¿qué debo tener en cuenta?

No todos queremos un 0 Km, y es bueno saber cómo comprar un auto usado

17/11/2020 | Motores La Capital

 El presupuesto. Como punto de partida, debemos tener en claro cuál es el presupuesto con el que contamos, teniendo en cuenta que la compra de un auto tiene gastos asociados a la misma, como trasferencias impuestos y sellados.

 Estado del vehículo. El segundo punto a tener en cuenta es el estado general del vehículo, Para los más inexpertos esto suele ser lo más complicado. Algo que nos puede ser muy útil es asegurarnos que el automotor haya pasado la revisión técnica vehicular, de ersta manera podemos verificar que, al menos, lo más sensible se encuentra en condiciones.

 El kilometraje, Otro punto a tener en cuenta es el kilometraje del vehículo y para qué fue utilizado. En esto hay que centrar la atención, ya que muchas veces nos dejamos llevar por criterios equivocados. Es preferible un auto unos años más antiguo y con menos kilómetros, que uno más moderno y muy desgastado.

 Los papeles. Es de suma importancia verificar la papelería asociada a la compra del vehículo, lo que nos traerá tranquilidad a futuro si nos aseguramos que todo se encuentre en orden.

 En estos casos lo mejor es solicitar un estado de dominio, un trámite simple que se realiza en el registro del automóvil en el que el mismo se encuentra registrado. Dicho trámite nos da la certeza de que el auto no cuente con embargos o algún otro impedimento para poder registrarlo a nuestro nombre.

 Prueba de manejo. Lo ideal es poder probar en la calle y en la ruta el auto. Es importante estar atento para poder escuchar u observar ruidos o comportamientos raros en el vehículo.

 Apariencia. Debemos revisar bien el tapizado, los plásticos en el interior y la carrocería. Buscar marcas, rayones y desperfectos, pero siempre tener en cuenta que las posibilidades de que no haya desperfectos es ínfima.

 No a las compras express. Meditar y pensar nuestra decisión. No debemos apurarnos al comprar un auto usado, esa nunca es una buena idea.

 Inspección profesional. El chapista y el mecánico de confianza son un arma fundamental. Dejar en manos de los que más saben siempre es una buena idea.