Mercedes-Benz GLCMás espacio, más diversión, más confort

Las mayores dimensiones del GLC respecto a su antecesor se han aprovechado de forma efectiva para brindar más espacio interior.

11/08/2018 | Motores La Capital

El GLC es fruto de una evolución lógica de nuestra reconocida filosofía de SUV. Este modelo conjuga máximo confort de conducción con un cariz deportivo. Convence en carretera y, ahora más que nunca, fuera de las vías compactadas, y es un exponente de la línea de diseño de la marca

El SUV de la clase intermedia convence en todas las situaciones de conducción con el excelente nivel de seguridad propio de la marca, los más avanzados sistemas de asistencia y elevada eficiencia energética. El consumo de combustible se reduce en hasta un 19% en comparación con el modelo antecesor. El programa ampliado de control de dinamismo DYNAMIC SELECT y la tracción integral permanente 4MATIC incrementan no sólo el confort de marcha, sino también la agilidad y la deportividad en cualquier tipo de terreno.

El GLC es fruto de una evolución lógica de nuestra reconocida filosofía de SUV. Este modelo conjuga máximo confort de conducción con un cariz deportivo. Convence en carretera y, ahora más que nunca, fuera de las vías compactadas, y es un exponente de la nueva línea de diseño de la marca», comenta Thomas Weber, miembro de la Junta Directiva de Daimler AG y responsable de Investigación del Grupo y de Desarrollo de Mercedes-Benz Cars.

La clásica imagen todoterreno deja paso a una estética moderna que irradia claridad sensual. Así se puede resumir la filosofía de diseño del nuevo GLC. El diseño dinámico suscita emociones y juega con formas puristas. Las superficies cóncavas y las líneas de trazo preciso reflejan el claro lenguaje estilístico del que hacen gala todos los SUV actuales de Mercedes-Benz. Este alejamiento del GLC respecto a su progenitor, la Clase G, se limita al plano estético. Técnicamente establece nuevos referentes en todas las disciplinas. Las cualidades todoterreno del SUV mediano siguen siendo extraordinarias.

El cambio de paradigma en el ámbito del diseño no se aprecia solamente en el exterior del vehículo. También el habitáculo del GLC ha sido objeto de una profunda actualización. El nuevo lenguaje formal conjuga claridad sensual con deportividad y dinamismo, y es una nueva interpretación del lujo moderno. Además, acoge a los ocupantes y su equipaje con una oferta de espacio claramente mayor.

El habitáculo de nuevo diseño se articula en torno al tablero de instrumentos y la consola central de rasgos fluidos. El cuerpo central de la consola, de una sola pieza, describe una elegante línea ondulada desde los difusores centrales hasta el apoyabrazos, por debajo de la pantalla multimedia parcialmente integrada. Las líneas nítidas crean un ambiente diáfano y transmiten una sensación inconfundible de modernidad y purismo. El innovador panel táctil en el apoyo para la mano por encima del controlador se integra de forma ergonómica en la consola central.

En comparación con el modelo anterior ha aumentado notablemente el espacio disponible para los ocupantes, tanto en las plazas delanteras como en las traseras. El incremento en las cotas de longitud y anchura del GLC con respecto a su predecesor, de 120 mm y 50 mm respectivamente, se ha destinado por completo a mejorar los principales parámetros para el confort y la seguridad. A ello hay que añadir una disposición más inteligente de los componentes, de modo que, en algunos casos, las medidas interiores han aumentado más que las dimensiones exteriores:

 

Eficiencia energética: parámetros decisivos

Mercedes-Benz ha aplicado un extenso paquete de medidas destinadas a incrementar tanto la eficiencia energética como las prestaciones del GLC. Los propulsores nuevos o actualizados, una excelente aerodinámica y la construcción ligera inteligente redundan en una gestión más racional del combustible. Las cifras de consumo y de emisiones de CO2 se han reducido significativamente —hasta en un 19% en comparación con la gama anterior—, tanto en los modelos diésel como en los de gasolina, manteniéndose al mismo tiempo la potencia del motor, e incluso mejorando las prestaciones.

A la forma básica mucho más aerodinámica se suman una serie de detalles que potencian la eficiencia aerodinámica del vehículo, como el hermetizado del entorno del radiador y los faros, una persiana del radiador, el spoiler de techo más largo o el concepto optimizado de revestimiento de los bajos.

Pese a las dimensiones exteriores claramente mayores, una batalla más larga y un equipamiento ampliado, los ingenieros han logrado reducir el peso del vehículo en 80 kg. La mayor parte del ahorro de peso corresponde a la carrocería, que responde a un desarrollo completamente nuevo. Gracias a una inteligente combinación de materiales de aluminio y aceros de alta y muy alta resistencia, resulta 50 kg más ligera que la del GLK, a pesar del aumento de tamaño. Los componentes de aluminio contribuyen además a reducir el peso del tren de rodaje, lo que redunda en beneficio del confort de marcha al disminuir las masas no suspendidas. Con la nueva caja de transferencia compacta ejecutada como módulo acoplado («Add-on») y el cambio 9G-TRONIC con cárter de magnesio se ha logrado reducir el peso en 12 kg respecto al modelo anterior.

 

Cadena cinemática: agilidad, dinamismo y confort a la carta

El GLC dispone de serie del sistema de control de dinamismo DYNAMIC SELECT con cinco programas de conducción. Aparte de los modos ECO, CONFORT, SPORT, SPORT+ e INDIVIDUAL ya introducidos en otros modelos, el multitalento puede equiparse con el paquete técnico Offroad, que comprende un máximo de cinco programas. Un párrafo aparte es el programa «Suelo resbaladizo», así como los cuatro programas de conducción específicos para todo terreno: «Offroad», «Pendiente», «Balanceo para liberar el vehículo y «Remolque». Este último facilita, por ejemplo, la puesta en marcha sobre hierba mojada con el remolque acoplado. Todos los programas Offroad, al igual que los de DYNAMIC SELECT, se visualizan de forma animada e individual en el display multimedia central.

 

Airbag y compañía: protección discreta para los ocupantes

Como corresponde a la tradición de Mercedes-Benz, la carrocería constituye el fundamento para ofrecer una seguridad ejemplar en caso de impacto. El núcleo es un habitáculo de seguridad de alta resistencia. Esta estructura está rodeada por zonas de deformación controlada, dimensionadas con precisión y validadas en ensayos prácticos, que velan por la máxima seguridad de los ocupantes mediante vías optimizadas de transmisión de fuerzas y una combinación de piezas de fundición de aluminio y materiales de muy alta resistencia.

Junto a los cinturones de seguridad de 3 puntos con pretensado pirotécnico, pretensado reversible y limitadores de tensión para el conductor y el acompañante y para los ocupantes de las plazas laterales traseras, numerosos airbags brindan protección a los pasajeros si llega a producirse un accidente. Entre ellos se cuentan el airbag combinado de tórax y de cadera para el conductor y el acompañante, un windowbag de nuevo desarrollo por encima de las dos filas de asientos, los airbags laterales opcionales para las plazas laterales traseras y un airbag de rodillas para el conductor.

Diseño. La estética SUV

La clásica imagen todoterreno del anterior GLK deja paso a una estética moderna que irradia claridad sensual. Así se puede resumir la filosofía de diseño del nuevo GLC. El diseño dinámico suscita emociones y juega con formas puristas. Las superficies cóncavas y las líneas de trazo preciso reflejan el claro lenguaje estilístico del que hacen gala todos los SUV actuales de Mercedes-Benz.

Este alejamiento del GLC respecto a su progenitor, la Clase G, se limita al plano estético. Técnicamente establece nuevos referentes en todas las disciplinas. Las cualidades todoterreno del SUV mediano siguen siendo extraordinarias. Gorden Wagener, responsable de Diseño de Daimler AG comenta al respecto: «Para nosotros, inteligencia y emoción van siempre de la mano. Gracias a nuestra filosofía de diseño, el GLC posee una alta carga emocional y al mismo tiempo ha ganado notablemente en funcionalidad. Su habitáculo de alta calidad no sólo brinda más espacio para los ocupantes y el equipaje, sino que además se distingue por el uso de materiales nobles y por una deportividad progresista.»

Básicamente, la carrocería sigue la filosofía del diseño claro y sugerente que tanto éxito obtuvo con el Showcar Concept GLC Coupé. «Todos los SUV futuros seguirán nuestra filosofía de diseño basada en la claridad sensual y ofrecerán una imagen mucho más deportiva. Además, como sucede ya en el GLA y el nuevo GLE Coupé, encarnarán el lujo moderno asociado a nuestra marca», explica Gorden Wagener al hablar del futuro diseño de los SUV en Mercedes-Benz.

 

Armonía de diseño del frontal con la vista lateral y la zaga

El frontal típico de los modelos SUV con voladizo corto y la parrilla erguida de configuración tridimensional —en este caso con lama doble y estrella central—, sigue la nueva y apreciada filosofía de diseño de la marca. Unos faros llamativos en técnica LED integral, que adquieren aún mayor presencia con su inconfundible diseño nocturno, confieren al GLC una mirada audaz que denota un fuerte carácter.

En la vista de perfil llama la atención la sección acristalada del habitáculo, con rasgos de coupé, que otorga al GLC una silueta elegante y estilizada en combinación con la batalla 118 milímetros más larga. Esta impresión se refuerza aún más con la llamada «dropping line», la arista ligeramente descendente típica de la marca, y los hombros poderosos. Otra línea de carácter situada por debajo y de trazo ascendente imprime vigor a la vista lateral del vehículo.

La zaga se distingue por los hombros anchos y musculosos y la horizontalidad de las líneas del contorno y de los faros LED divididos, con su inconfundible diseño nocturno. Una ingeniosa solución técnica permite suprimir el perfil habitual hasta ahora en el techo; todas las antenas están integradas en los retrovisores exteriores y en el spoiler de techo.

 

Interior del GLC: ascenso a una categoría superior

El cambio de paradigma en el ámbito del diseño no se aprecia solamente en el exterior del vehículo. También el habitáculo del GLC ha sido objeto de una profunda actualización. «Con su moderno lenguaje formal y su interior de aire deportivo, el GLC escenifica nuestra pasión por los SUV. Materiales de la máxima calidad, molduras de materiales auténticos e innovadores sistemas de infoentretenimiento transmiten la sensación de lujo propia de la marca Mercedes Benz. A bordo del GLC se respira un ambiente lujoso y moderno a un nivel hasta ahora desconocido en esta categoría de vehículos», añade Gorden Wagener.

El nuevo lenguaje formal conjuga claridad sensual con deportividad y dinamismo, y es una nueva interpretación del lujo moderno. Gracias al uso de materiales de alta calidad con acabados de carácter y a los detalles con acabado de precisión y tacto agradable, en el interior del habitáculo del GLC se respira el confort y bienestar propio de los modelos de la marca. Por último, aunque no menos importante, se disfruta ahora de más espacio, tanto para los ocupantes como para el equipaje. Otro elemento que incrementa la sensación de espaciosidad es el techo panorámico de cristal de amplia superficie.

El habitácul se articula en torno al tablero de instrumentos y la consola central de rasgos fluidos. El cuerpo central de la consola, de una sola pieza, describe una elegante línea ondulada desde los difusores centrales hasta el apoyabrazos. Las líneas nítidas crean un ambiente diáfano y transmiten una sensación inconfundible de modernidad y purismo. El innovador panel táctil, incorporado al apoyo para la mano por encima del controlador, se integra de forma totalmente ergonómica en la consola central. Al igual que sucede en un smartphone, el usuario puede manejar de forma sencilla e intuitiva todas las funciones de la unidad central por medio de gestos con los dedos. El panel táctil permite además introducir letras, cifras y caracteres especiales con escritura. Por encima de la consola central, en el centro, se encuentra un display multimedia, integrado parcialmente en la forma del tablero. Cinco difusores de salida de aire redondos con efecto metálico «cool touch» ponen una nota deportiva en el tablero de instrumentos y crean un interesante contraste con la calidez que emana del resto de materiales.

Confort y habitabilidad

Amplio espacio disponible para los ocupantes, tanto en las plazas delanteras como en las traseras. Las mayores dimensiones del GLC respecto a su antecesor se han aprovechado de forma efectiva para brindar más espacio interior. Se han mejorado prácticamente todos los parámetros de confort relevantes, en algunos casos de forma notable. En especial, los ocupantes del banco trasero cuentan ahora con un espacio más generoso. Esto subsana un punto de crítica al modelo anterior. Impresiona el espacio disponible para las piernas en las plazas traseras (el espacio entre el respaldo del asiento delantero y el borde delantero del banco trasero), que ha aumentado en 57 milímetros, una cifra realmente excepcional.

Los ocupantes de las plazas delanteras disponen también de más amplitud, especialmente a la altura de los hombros y de los codos. Gracias a la inteligente disposición de los componentes y a una perfecta geometría de los asientos, los especialistas en interiores del Mercedes-Benz Technology Center MTC han podido incluso añadir 57 milímetros al espacio disponible (un gran logro teniendo en cuenta que la anchura del vehículo ha crecido sólo 50 milímetros).

Placer de conducción dentro y fuera del asfalto

Agilidad, dinamismo y confort a la carta

El tren de rodaje de nuevo desarrollo permite al GLC superar con creces las prestaciones de su antecesor. Un sinfín de medidas constructivas es la clave de un confort de suspensión y de rodadura aún más alto y de una agilidad y un dinamismo de conducción extraordinarios. Entre ellas destacan la sustitución del eje delantero de 3 brazos por uno de 4 brazos. Paralelamente se ha optimizado el dimensionamiento elastocinemático y se ha reducido el peso mediante el empleo de numerosos componentes de aluminio en el eje delantero y en el eje trasero de 5 brazos, a la vez que se ha aumentado la estabilidad.

El GLC dispone de serie del sistema de control de dinamismo DYNAMIC SELECT con cinco programas de conducción:

ECO: para una conducción lo más económica posible, con función de planeo e indicador ECO que favorecen una máxima eficiencia energética

CONFORT: programa de conducción equilibrado, con una armonización confortable del tren de rodaje y ajuste específico de la cadena cinemática, orientado a optimizar el consumo

SPORT: la respuesta más directa del motor y del cambio automático y una curva característica de la dirección más progresiva favorecen una conducción deportiva; en combinación con AIR BODY CONTROL y ADS PLUS, el reglaje del tren rodaje resulta aún más rígido y deportivo

SPORT+: respuesta aún más directa para un máximo dinamismo longitudinal y transversal, descenso del nivel de marcha en 15 mm si el vehículo equipa AIR BODY CONTROL

INDIVIDUAL: la experiencia de conducción se puede adaptar plenamente a las preferencias personales dentro de unos márgenes lógicos de dinamismo y seguridad. Los ajustes CONFORT, SPORT y ECO para la cadena cinemática, tren de rodaje y dirección pueden activarse y combinarse libremente.

Todos los programas de DYNAMIC SELECT se visualizan de forma animada e individual en el display multimedia central.

Escalar como un auténtico todoterreno gracias al paquete técnico Offroad

Además del sistema de control de dinamismo DYNAMIC SELECT incorporado de serie, el multitalento GLC se combina con el paquete técnico Offroad. En ese caso, el conductor dispone de cinco programas: «Suelo resbaladizo», «Remolque», «Offroad», «Pendiente» y «Balanceo para liberar el vehículo». Sus características en detalle:

Offroad: para terreno ligeramente accidentado, como caminos de tierra, grava o pistas de arena; el nivel de altura de marcha se eleva 15 milímetros

Pendiente: optimiza la capacidad trepadora del GLC; el nivel de altura de marcha se eleva 15 milímetros

Balanceo para liberar el vehículo: ideal cuando el vehículo se queda atascado; la altura libre sobre el suelo se eleva 50 milímetros y se incrementan los umbrales de regulación del resbalamiento para salir del atolladero, activo hasta 20 km/h.

Suelo resbaladizo: ideal cuando el coeficiente de fricción es muy bajo, como en suelo embarrado, sobre hierba húmeda o en presencia de nieve y hielo circulando con cadenas

Remolque facilita las maniobras con remolque en condiciones adversas; por ejemplo, sobre hierba mojada o en la rampa de un barco

El paquete técnico Offroad incluye además la robusta protección de bajos de Gemtex utilizada también en el modelo anterior, que resiste contactos con el suelo. También forma parte del equipamiento la Downhill Speed Regulation DSR, que garantiza descensos de montaña controlados. Mediante la palanca del TEMPOMAT, el conductor puede preseleccionar una velocidad que el GLC mantiene automáticamente en tramos con desnivel sin necesidad de accionar el pedal de freno.

Al igual que los demás programas DYNAMIC SELECT, también las animaciones offroad se visualizan en el display multimedia central. Se muestran de forma dinámica en tiempo real diversos parámetros, como la pendiente, la inclinación lateral, la orientación del volante o la brújula.

 

Tracción integral permanente 4MATIC: impulsando el dinamismo

El equipamiento de serie incluye además el cambio automático de nueve velocidades 9G TRONIC. En función de la opción elegida en el sistema de control de dinamismo DYNAMIC SELECT, el cambio automático con convertidor se comporta con elevada agilidad y espontaneidad, o con una suavidad sobresaliente. Con ello se aprovecha al máximo el potencial de la nueva transmisión, que convence en cualquier circunstancia: cambios rápidos y transiciones perfectas al acelerar con fuerza y cambios apenas perceptibles en la conducción relajada.

Los ingenieros de desarrollo han sometido a una profunda puesta al día al sistema de tracción permanente 4MATIC en combinación con el cambio 9G-TRONIC. A diferencia del dimensionamiento anterior, la caja de transferencia de un solo nivel deja de estar integrada en el cambio automático y se presenta ahora como un sistema independiente abridado al 9G-TRONIC. Con esta solución «Add-on» se aúnan las ventajas de ambos conceptos y aumenta la eficiencia. La nueva cadena cinemática presenta la misma construcción compacta que la solución integrada anterior, cuenta con un efecto de bloqueo básico de 50 Nm y distribuye el momento de impulsión en relación 45:55 entre los ejes delantero y trasero mediante un diferencial planetario. La construcción «Add-on» brinda además las siguientes ventajas:

 

Mayor capacidad: permite trabajar con motores de par muy elevado

Circuitos de aceite separados: adaptación específica de las propiedades de los lubricantes al 9G-TRONIC y a la caja de transferencia, lo que se traduce en menos desgaste y mayor confort acústico y de vibraciones gracias al menor coeficiente de fricción

Reducción de peso: el cárter de magnesio del 9G-TRONIC se mantiene con la fórmula «Add-on», por lo que el conjunto resulta unos 12 kg más ligeros respecto a la construcción integrada con cárter de aluminio del modelo antecesor

Mejor rendimiento del sistema gracias a su menor peso, a las menores pérdidas por fricción, al amplio escalonamiento de las marchas del 9G TRONIC y, por tanto, a las desmultiplicaciones más largas.

Enrique Andreini Enrique Andreini - Autor